El Natación Sevilla abre sede en Suiza

Me cuesta escribir esto, pero toca anunciarlo. Mi jefe me ha hecho una oferta que no puedo rechazar, o bueno, que si la rechazo me voy al paro. Ah no, que paro no tengo que soy autónomo... Ante esa tesitura pues me toca despedirme de Sevilla sin saber si volveré a vivir aquí algún día, intentaré por todos los medios que así sea, pero la incertidumbre es lo que mejor define la vida de un científico. De momento lo único que sé es que empiezo a trabajar en Zúrich a principios de julio. Cambio las playas de Cádiz y Huelva por los Alpes (ahora es cuando de verdad voy a necesitar un neopreno para entrenar aguas abiertas). Lo bueno es que